Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital

Identidad visual
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Identidad visual, ¿qué es y para qué sirve?

Todos estamos de acuerdo con que una marca no es nada sin su logo, pero ¿qué otros elementos componen su identidad visual? ¿Cuáles son los pasos que hay que dar para crear una? ¿Por qué es tan importante tenerla? En este post, elaborado con la colaboración de Marcos Figueredo, profesor del Grado en Diseño Digital de U-tad, te revelamos las respuestas a estas y otras cuestiones. ¿Te quedas?

Identidad visual de una marca, ¿qué es?

La identidad visual de una marca es el conjunto de elementos gráficos y visuales encargados de transmitir la misión, visión y valores de una empresa. Estos proporcionan a la marca unidad, consistencia y flexibilidad para los diferentes formatos en los que se presenta (página web, tarjetas de visita, papel de las facturas, papel de carta…), bajo una serie de normativas de uso que se recogen en el manual de identidad corporativa.

¿Qué elementos tiene una identidad visual de marca?

La identidad visual de una marca está formada por elementos tangibles, entre los que se recogen los siguientes:

  • Logotipo
  • Gama de colores
  • Tipografías
  • Estilo fotográfico
  • Ilustraciones
  • Iconos
  • Packaging

Hay veces que incluso se definen aspectos como el tono de voz (cómo le habla la marca a su público), el olor (si por ejemplo el packaging va perfumado) o la música de la marca (si cuenta con tiendas físicas o los pedidos van acompañados de una tarjeta musical).

¿Cuál es el objetivo de la identidad visual?

Lo más importante es que la identidad de marca sea reconocible. Sin embargo, cabe destacar que ese reconocimiento no implica que el logotipo deba transmitir perfectamente a qué se dedica la empresa en cuestión, ya que es imposible que este refleje todos los detalles de tu negocio. Por ejemplo, un solo logotipo no puede trasladar la información de que una compañía se dedica a la fabricación de metal para aviones y que se ubica en Turquía, ya que es demasiado específico. Al final, lo que provoca que una marca sea reconocible es su repetición.

Diseño de identidad visual

Estos son los pasos a seguir a la hora de construir la identidad visual de una marca:

  • Investigación: buscar referencias para conocer lo que se está haciendo, lo que no… Ya sea para seguir el mismo camino que el resto o para desviarnos.
  • Cliente: conocer a nuestro cliente y su sector. No es lo mismo, por ejemplo, crear la identidad visual de un bufete de abogados que de una compañía de telecomunicaciones.
  • Estrategia: la estrategia tras la identidad visual vendrá determinada por nuestro cliente. En caso de que sea muy grande, necesitará de un equipo que la lleve a cabo antes de que comience el proceso de diseño. Al contrario, si se trata de un cliente de pequeñas dimensiones, el propio diseñador podrá llevar a cabo la estrategia antes de ponerse a diseñar.
  • Diseño: por último, hay que definir el logotipo, la tipografía, la gama de colores y demás elementos que conformarán la identidad visual de la marca.

¿Por qué es importante tener una identidad visual de marca?

La identidad visual de marca es la carta de presentación de una empresa. Define su personalidad y lo que cuenta al mundo, por lo que debe ser coherente con lo que esta es y quiere transmitir.

A la hora de construir la identidad visual de una marca lo ideal es que el cliente sea abierto y flexible, ya que eso te dará la oportunidad de jugar y explorar tu creatividad. Esto es lo común en los negocios pequeños o emergentes. Sin embargo, a las empresas grandes les gusta tener todo muy acotado, son muy rígidas y cuentan con manuales corporativos cerrados, por lo que no te permitirán hacer mucho.

¿Qué se necesita para trabajar creando identidades visuales?

En primer lugar, trabajar creando identidades visuales para diferentes negocios requiere de tener ganas de ver referencias todos los días. Para ello, lo mejor es seguir a perfiles del sector en las redes sociales y guardar las publicaciones que te resulten interesantes. De esa forma, acabarás teniendo un archivo que te servirá de inspiración a la hora de ponerte a trabajar en nuevos proyectos.

Por otro lado, es necesario conocer los softwares que más vayas a utilizar, así como tener ojo crítico: distinguir los buenos trabajos de los malos y la forma de mejorarlos.

 

¿Te gustaría dedicarte al desarrollo de identidades visuales para diferentes empresas? Consulta más sobre nuestro Grado en Diseño Digital. ¡Resolveremos todas tus dudas sin compromiso!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn