Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital

Pablo Ibáñez
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Pablo Ibáñez, compositor de VFX: “Empecé a editar vídeos a los 10 años, con Movie Maker”

Pablo Ibáñez tiene 22 años y es compositor de VFX. Nacido en Zaragoza, siempre ha estado interesado en el cine y los efectos especiales. Actualmente, y tras haberse formado con el Máster Profesional en Composición Digital para VFX de U-tad, trabaja en Irlanda para la empresa SSVFX, con la que ha tenido la oportunidad de trabajar en proyectos como Ms. Marvel o Thor: Love and Thunder. ¿Quieres conocerlo un poco mejor? ¡No te pierdes esta entrevista!

P: ¿Cómo es vivir del VFX en el extranjero?

Es la primera vez que salgo de España, y por tanto la primera vez que vivo esto. Es una experiencia increíble, porque poder trabajar de lo que me gusta y en un país extranjero es un sueño. Además, los sueldos suelen ir acordes con el país en el que vives, te dan para vivir bien. Por otro lado, gracias a la industria y a cómo trabajamos, si te mudas fuera de tu país estas empresas te ayudan buscándote el viaje, el piso… Es genial.

P: ¿Cómo te surgió esta oportunidad?

Tras terminar de estudiar en U-tad, yo ya llevaba como dos años en la industria, por lo que contaba con un reel bastante completo que envié a un montón de empresas alrededor del mundo. Una de ellas fue SSVFX, que me contactó en un principio para trabajar en Ms. Marvel, en presencial o en remoto. Yo quise vivir la experiencia de vivir fuera y hablar inglés, así que me vine. Es una experiencia increíble. Además, me ascendieron a lead compositor, así que estoy muy contento.

P: ¿Cuáles son ahora tus funciones como lead compositor?

Pues la diferencia entre un compositor y un lead compositor es que el lead se encarga o por secuencias o por proyectos de tener un grupo de compositores y secuencias a su cargo y coger las ideas del cliente sobre cómo hacer una secuencia y poder llevar eso a los planos. Que todo tenga una consistencia. También pensar ideas y crear looks de lo que quiere el cliente.

P: ¿En qué momento decidiste dedicarte a esto?

Tanto cuando vi la primera película de Iron Man como cuando vi Avatar. Esos fueron los primeros momentos en los que pensé: “Qué locura de efectos visuales, quiero trabajar en esto”.

P: Trabajaste tanto para Ms. Marvel como para Thor: Love and Thunder, ¿cuál ha sido tu papel en cada uno de estos proyectos?

Los compositores de efectos visuales nos encargamos de la parte final de un pipeline de trabajo, justo antes de color y edición. Así, lo que hacemos es coger el trabajo de los distintos departamentos (3D, texturizado, iluminación…) y dejarlo todo acabado para que quede lo más realista posible. Por ejemplo, extraemos el fondo azul o verde en los planos con chroma key y lo sustituimos por un fondo 2D o 3D, mezclando los elementos rodados en el set y los generados digitalmente, de forma que el espectador no sea capaz de distinguir qué parte es la real y qué parte la digital. Además, también hacemos labores propias de composición, como rejuvenecer personas, borrar cables o elementos, crear poderes…

P: ¿En qué otros proyectos has trabajado que hayamos podido ver?

Estuve trabajando en Zaragoza en Entropy Studios, en diferentes proyectos, entre los que destacan Jaguar, Alta Mar, García y García… Ahí también trabajé junto con El Ranchito, que es la empresa más grande de VFX en España, en la serie Feria: la luz más oscura, por ejemplo.

P: ¿Qué es para ti lo mejor y lo peor de tu trabajo?

A mí me gustan los efectos visuales desde niño. Con 10 años ya empecé a editar vídeos con el Movie Maker, a la par del auge de Youtube. Por aquel entonces yo veía a muchos youtubers, sobre todo americanos, y empecé a hacer mis propias aventuras en casa, cortándome la cabeza, creando espadas láser… Siempre me ha gustado mucho el cine y la ciencia ficción, así como editar y hacer efectos visuales. Por tanto, para mí poder trabajar de lo que más me gusta es lo mejor, no tiene precio.

Por otro lado, lo peor es que los compositores hacemos siempre la parte final del trabajo, por lo que a veces surgen inconvenientes, como cuando un cliente te pide que le entregues algo rápidamente o cuando cambia de idea. Esto hace que las horas que le ponemos a los proyectos sean un poco elevadas. He tenido épocas en las que he tenido que trabajar muchas horas, los fines de semana… Pero si te gusta lo que haces compensa, para mí al menos.

P: ¿Cuál ha sido para ti tu proyecto más especial y por qué?

Por un lado, Garcia y García, ya que fue la primera película en la que trabajé, y también la primera vez que realizaba planos en 3D. También fue la primera vez que vi mi nombre en unos créditos, lo que me hizo especial ilusión, aparte de haber trabajado para Netflix, claro.

Por otro lado, trabajar tanto en Ms. Marvel como en Thor: Love and Thunder, ya que llevo leyendo cómics desde niño. Siempre me han gustado los superhéroes, y poder trabajar en un proyecto que conoces de siempre y ver tu nombre en los créditos…. Trabajar con Marvel Studios mano a mano no tiene precio.

P: ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Ahora mismo lo que quiero es mejorar muchísimo en cuanto a lo que sé, porque nunca hay un límite de aprendizaje en este trabajo, siempre puedes aprender más. Yo ahora estoy en una posición en la que además de trabajar y hacer mis propios planos dirijo a muchas personas a la vez, al mismo tiempo que veo lo que quiere el cliente y lo traslado, así que estoy aprendiendo a ser responsable de mucha gente y de mí mismo a la vez.

Por otro lado, puede que en algún momento me apetezca volver a moverme. Y es que al final en nuestro mundillo tienes que estar en muchos estudios para ver cómo trabajan, cómo tratan con los clientes, en qué proyectos se encuentran… Todo para seguir mejorando. Y eso puede darse tanto en España como en otros países.

P: ¿Qué habilidades se necesitan para ser compositor?

Creo que para ser compositor se necesita tener dos vertientes. Por un lado, tener ojo creativo, que se entrena viendo películas, leyendo, viendo vídeos en Youtube… Todo para conocer lo que hacen los demás.

Por otro lado, está muy bien saber de luz, color, fotografía, programación e incluso matemáticas.

P: ¿Cómo crees que ha influido haber estudiado el Máster Profesional en Composición Digital para VFX de U-tad en tu desarrollo profesional?

Yo creo que estudiar en U-tad me impulsó muchísimo, ya que aunque yo ya estaba trabajando, en este ámbito nunca se puede dejar de aprender, como dije antes. En U-tad hay profesores, tanto en 3D como en composición y otras áreas, que trabajan de esto, muy buenos profesionales, pero sobre todo, muy buenos transmitiendo lo que saben, que no es fácil.

Conocer la parte técnica de mi trabajo me vino muy bien para poder entender mejor lo que hacía, cómo funcionaba todo por dentro… Aparte de todo esto, también me ayudó a ponerme en contacto con gente del mundillo.

P: ¿Qué consejo le darías a los que quieren dedicarse a esto?

Creo que esta es la época en la que más trabajo hay en efectos visuales. Hay que estudiar y formarse, pero no solo en universidades, también de forma autodidacta: probar cosas, descargarse programas, ver tutoriales en internet, etc.  Y por supuesto, hacer un reel.

P: ¿Existe demanda de este tipo de perfiles en el mercado? ¿Hay oportunidades?

Muchísima. Ahora mismo cualquiera que tenga LinkedIn o cualquier otra red social y que siga a empresas grandes de VFX va a ver la cantidad de compositores que están buscando. Esto se debe principalmente a que la cantidad de productos audiovisuales que se está haciendo es la mayor de la historia del cine, debido al crecimiento de plataformas digitales como Netflix, HBO o Amazon Prime. No hay suficiente gente para cubrir toda la demanda de trabajo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn