Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Realidad Virtual para combatir problemas psicológicos derivados de la Covid-19

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Salud Mental que tiene lugar hoy, 10 de octubre, hemos querido analizar cómo las nuevas tecnologías, y más concretamente cómo la realidad virtual, pueden ser grandes aliadas para combatir problemas de salud mental.

Para ello hemos hablado con Erika Guijarro, Psicóloga del Hospital de la Paz y experta en tratamientos con realidad virtual. Erika nos ha ayudado a entender cómo se puede utilizar esta ‘nueva’ tecnología para ayudar a reducir los efectos psicológicos que la Covid-19 está teniendo sobre parte de nuestra población. Asegura que “contamos con estudios e investigaciones que avalan que, como herramienta psicológica, la realidad virtual ayuda a mejorar la salud de los pacientes”.

Al fin y al cabo, esta tecnología permite generar, de manera virtual, tanto pensamientos como emociones que se experimentan en una situación real. Muchas veces un paciente con ansiedad, con depresión, o que tiene una fobia concreta, tiene limitaciones emocionales y psicológicas a las que “puede enfrentarse de manera controlada gracias a la RV”.

¿Qué está ocurriendo en estos momentos con todos los problemas de salud derivados de la Covid-19? Explica Erika que “esta pandemia nos está generando ciertas inseguridades”, empezando porque, de alguna manera, “hace que no sepamos cómo enfrentarnos a la situación”.

En la actualidad esta profesional se ha encontrado con muchas situaciones, como personas que tienen miedo de volver a la oficina y de estar con gente. “La fobia no deja de ser una ansiedad. Es miedo. Hay quien tiene miedo, deja de hacer algo y eso le produce malestar, siente alterado y, al mismo tiempo, cuando le sube la ansiedad, se deprime”. El problema está no solo en esas personas que están desarrollando problemas de salud como ansiedades o depresiones, sino también en quienes ya tenían una patología y esta se ha visto empeorada por causa de la pandemia.

“Por ejemplo, algunos pacientes tal vez tenían TOC de limpieza antes, y ahora su miedo a contaminarse crece con la existencia de un virus, por lo que refuerza su conducta de limpieza”, dice la experta. “También hay mucho TOC de gente que piensa que tal vez la mascarilla no es suficiente, que se pone doble mascarilla, etc.; e incluso hay casos de niños que han somatizado mucho lo que está pasando, que tienen miedo de ir al colegio y sienten inseguridad”. El trastorno obsesivo compulsivo se agrava con esta situación, y en algunas pacientes vuelven a aparecer problemas que parecían haberse corregido.

Sanitarios y fuerzas de seguridad, entre los más afectados

 

“Imagina pacientes que no tenían relaciones personales plenas, y ahora tampoco pueden entrenar en esto. Ahora es mucho peor para ellos”. Erika tampoco quiere olvidarse de todos los profesionales que nos cuidan y han estado cuidándonos durante este tiempo, desde sanitarios a cuerpos y fuerzas de seguridad, “que también están sufriendo las consecuencias de una situación muy complicada”. Por eso es importante “hacer un abordaje psicológico” con ellos. Para apaciguar y resolver todos estos casos la realidad virtual parece una gran aliada.

“Esta herramienta nos sirve para ‘manejar’ la situación de una forma mucho más rápida y con resultados más estables a lo largo del tiempo”. Al fin y al cabo, un paciente que tiene una fobia sentirá el mismo nivel de ansiedad o de miedo si se enfrenta a ella de manera virtual que de manera real, pero en el primer caso se hará de forma controlada. “El paciente aprender a manejar las sensaciones y emociones. De hecho, el éxito de este tratamiento está en el autoaprendizaje, en que sea capaz de enfrentarse a esa situación”. Al fin y al cabo, la realidad virtual es una tecnología “que se adapta por completo” al contexto terapéutico. “Nosotros, los psicólogos, adaptamos la herramienta a la situación, lo que nos permite sentirnos cómodos y diseñar un tratamiento individualizado que sea más eficiente, como ocurre en medicina”.

Se trata de poder hacer una “exposición gradual controlada en vivo”. De que si un paciente tiene miedo a salir a la calle pueda intentarlo de forma virtual, pasando primero por el portal, yendo al supermercado, y después al metro. “Podemos ponerle delante diferentes escenarios de manera gradual y controlada”. Además, con esta herramienta se superan las dificultades de visualización de escenarios que tienen algunas personas. “Para los psicólogos esto era una limitación a la hora de hacer algunos tratamientos. Ahora los pacientes pueden ver algo (para generar sensaciones) sin tener que imaginárselo”.

Estas son algunas de las razones por las que la realidad virtual se convierte en una herramienta más que puede jugar un papel importante en el tratamiento psicológico de un paciente, como complemento a cualquier terapia. Será siempre efectiva mientras el paciente la asuma como una herramienta normal y la acoja sin rechazo. Que los propios profesionales también se esfuercen en integrarla a sus terapias es fundamental para normalizar novedades con buenos resultados como los generados por la realidad virtual.

 

Recuerda que tú también puedes formarte en Realidades Extendidas (Virtual, Aumentada y Mixta) con nuestro Experto en Realidad Virtual, Aumentada y Mixta. PINCHA AQUÍ PARA MÁS INFO. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn