Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Pensando en ser diseñador? Esto es lo que te espera en las clases de Diseño Digital de U-tad

Estos días muchos jóvenes se enfrentan a los exámenes de selectividad, por lo que se acerca el momento de decidir muchos futuros. ¿El diseño es para ti? ¿Quieres formarte con los mejores profesores y profesionales con experiencia contrastada en su sector? Queremos explicarte, en la medida de lo posible, cómo es una clase del Grado en Diseño Digital de U-tad de la mano de Álvaro Bernal, profesor de ‘Diseño de Usabilidad e Interfaces’.

Él mismo publicó hace unos meses en Medium un artículo explicando su experiencia en U-tad (puedes leerlo completo pinchando aquí) y, en general,  como profesor. Hemos querido rescatar algunos de sus comentarios porque consideramos que pueden ser útiles en un momento tan determinante para la vida de alguien como la elección de su futuro. Aquí van algunas de sus apreciaciones:

  • Tengo muchas cosas que aplaudir a la U-tad, sus directivos y responsables, pero sin duda alguna y por encima de todas, mencionaría que confiaron en mí y me dejaron absoluta libertad para definir un temario y unos contenidos totalmente propios para mi asignatura, basados simplemente en una lista de aptitudes generales nada descabelladas que debían de adquirir los alumnos durante el transcurso del grado. Fue en ese momento cuando decidí que los diseñadores a los que yo formase debían experimentar en clase algo similar a lo que luego encontrarían en un equipo de diseño, fuera cual fuese la naturaleza del mismo (startup, consultora, estudio…).
  • Si tuviese que desglosar estas leccionesen porcentajes, un 20% inicial iría para sesiones teóricas. Otro 20% más estaría apoyado en la explicación, naturaleza y funcionamiento de distintos procesos de diseño digital. El 60% restante es bastante sencillo de asimilar: práctica, práctica y más práctica.
  • Tampoco he realizado ningún tipo de examen a mis alumnos durante ninguna de las sesiones. Evalúo a cada uno práctica a práctica, con el objetivo de hacer cada vez un mejor trabajo, y propuse un proyecto final de la asignatura, a modo evaluación, en el que deberían diseñar un producto que solucionase un problema que ellos mismos y libremente decidan atacar.
  • Cuando me ofrecieron trabajar como profesor durante un periodo largo de tiempo pensé que ya era hora de poner un poco máslos pies en la tierra y comprender que si quería formar y enseñar a otros de la mejor forma posible, debía de asegurar que mi manera de trabajar era la mejor posible.
  • Diseñando y desarrollando un plan de estudios y un temario de contenidos para impartir durante varios meses comprendí que guardaba dentro de mí muchos conocimientos por renovar, técnicas que mejorar y procesos que optimizar.
  • Antes de dar clase había olvidado que el proceso para solucionar un problema no lo aborda de la misma forma un diseñador de producto, que un estudiante de bellas artes, que un ingeniero informático que un profesional del marketing y la publicidad.
  • El hecho de intentar formar de la misma manera a personas con distintas condiciones culturales, educativas, aspiracionales y profesionales previas enriqueció sumamente mi actual modo de trabajo en equipo: igualmente centrado en usuario, pero con mayor cuidado por los stakeholdersdel proceso de diseño y desarrollo.

Puedes continuar leyendo el texto íntegro PINCHANDO AQUÍ.

Por cierto, hace unos días conversamos personalmente con Álvaro Bernal. Puedes leer todo lo que nos contó pinchando aquí.

Estamos seguros de que, si te gusta el mundo del diseño y estás pensando en formarte para ser diseñador, o eres el padre o la madre de un joven que quiere serlo, te interesará todo lo que nos cuenta nuestro profesor y diseñador de productos digitales.

—-

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn