Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Andrés Bedate, nominado a Mejor Animador en los Premios Annie

A sus 33 años Andrés Bedate, antiguo alumno de U-tad del Máster en Animación 3D, ha sido nominado a Mejor Animador de Personajes en Película en los Premios Annie por The Willoughbys. Esta categoría es la ‘joya de la corona’ de los premios. Se trata de una nominación personal (directamente a él), y supone un gran éxito que solo han conseguido otros dos españoles anteriormente: Sergio Pablos y Carlos Baena, “dos de los mejores animadores de la historia de España”, asegura el propio Bedate. La película fue nominada a un total de seis categorías, entre la que se encuentra la de Mejor Película.

Añade que para él solo la nominación ya es “un éxito”, y se enfrenta a animadores de películas como Soul, Onward, Wolfwalkers y The Croods: A New Age. Actualmente este madrileño es Lead Animator en Sony Pictures Animation y reside en Vancouver (Canadá) donde está trabajando en Hotel Transilvania 4, y próximamente comenzará en la película Spider-Man: Into the Spider-Verse 2.

En The Willoughbys han trabajado alrededor de 40 animadores. ¿Cómo se decide que sea uno de ellos el nominado a Mejor Animador de Personajes en Película de los Annie? Son el director y el supervisor de animación quienes hacen una selección de varios candidatos que luego mandan a los Premios. “En mi caso, sé que se pusieron de acuerdo el director y el supervisor y me preguntaron si tenía alguna referencia, porque cuando más aportes (dibujos, descripciones de planos, vídeos, etc.) más fácil es que te nominen”, dice Andrés.

Cuando nuestro antiguo alumno comenzó a trabajar en la película, en la que ha estado algo más de un año, lo hizo en una fase muy inicial. “No había mucha película hecha, y mi lead inmediatamente superior me empezó a dar confianza y planos. Como el estilo que se seguía de animación era muy parecido al que había seguido en Spiderman Into the Spider-Verse, animación a doses, no me fue muy difícil adaptarme”. La confianza fue aumentando, y Andrés recibía cada vez más trabajo. “Yo creo que algo que debió gustarle al jurado fue que mis planos son muy largos y complicados, tengo muchos minutos en la película. Que un animador haga casi tres minutos es mucho tiempo. He hecho más de veinte planos. Me he dedicado a animar, y de vez en cuando he ayudado a mis compañeros”.

Detalla que cuando a un animador se le asigna un plano debe animar todos los personajes de ese plano. “Mis planos la mayor parte de las veces tenían uno, dos o tres personajes máximo, pero eran planos muy largos donde los personajes se movían mucho o expresaban algo muy intensamente, así que había que llevarlos más lejos”.

¿Qué tienen los españoles, que destacan tanto en estudios de animación internacionales? Según Andrés, en general los profesionales europeos, tienen “un toque especial artístico”. “De los españoles se suele decir que somos muy buenos artísticamente, pero es que además somos muy rápidos. En los estudios a los españoles se les valora bastante fuera. Tal vez esto me haya ayudado. Yo siempre he ido rápido. Me gustan los ordenadores, e intento aprender cosas para que mi trabajo sea más rápido”.

 

Andrés Bedate y su trabajo en The Willoughbys

 

Volviendo a su nominación, aunque ilusionado, dice que ganar este tipo de premios es “un poco complicado”. Normalmente se trata de certámenes que suelen ganar grandes estudios como Disney, Pixar o DreamWorks, al ser el estilo que más suele gustar al jurado. Aunque no siempre tiene por qué ser así, como el año pasado, que ganó Klaus “merecidamente”.

Andrés explica que la película puede verse en Netflix en todo el mundo. “Y quien la ha visto dice que es algo diferente. Se tratan temas más adultos, a pesar de ser una película de animación. Está basada en un libro que, aunque sea para niños, tiene finales un poco macabros. Tal vez por eso ha pasado más desapercibida entre el público”, explica. Sin embargo, insiste en que las críticas son muy buenas, y su valor se respalda en su nominación a diferentes premios. “Por algo será. La película merece la pena”.

 

Andrés no es el único alumno de U-tad que ha optado a un premio recientemente. También lo ha hecho la película nominada a los Óscars, Wolfwalkers, en la que ha trabajado nuestra antigua alumna María Pareja, ganadora del Premio Annie a Mejor Diseño de Producción por Wolfwalkers. Y lo hace también Wayback, uno de los cortos españoles favoritos en los Premios Quirino, donde ha trabajado nuestro antiguo alumno Alfonso Casado. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn